domingo, 8 de mayo de 2011

Tema 10. Ley Sinde

La llamada Ley Sinde, es un apartado de la llamada Ley de Economía Sostenible y viene en auxilio de las industrias culturales, en graves problemas económicos, ante su incapacidad para adaptarse a los nuevos cambios tecnológicos y culturales. El motivo de polémica es sobre todo la persecución de los portales a través de los que se realizan descargas P2P, pudiéndolos cerrar a través de una comisión administrativa.
Esta Ley ha sido ampliamente contestada por las asociaciones de internautas y de consumidores y muy bien recibida por las multinacionales y artistas famosos ligados a dichas industrias.
Desde el tejido asociativo de Internet, se comenta que las descargas P2P ayudan a promocionar a los artistas que comienzan y que en su mayor parte es un consumo cultural juvenil que no se podría canalizar vía compra de CD, por otro lado como bien saben las grandes compañías la asistencia a directos han aumentado, o sea que mueven los mismos recursos pero entran por diversas vías.
En cualquiera de los casos se echa en falta una estructura empresarial que ofrezca los productos culturales que demandan los jóvenes a precios razonables vía Internet, llama la atención el rápido despegue que están teniendo las empresas que han organizado las descargas en streaming en Internet; Spotify, Youtube y iTunes, parece que sería más eficaz apoyar este tejido empresarial desde la administración, que prohibir las descargas P2P irregulares.
En el fondo subyacen las resistencias de artistas famosos y altos ejecutivos de grandes discográficas y productoras de cine, a entender que con las nuevas tecnologías de Internet, los canales de distribución han cambiado.
Por último aclarar alguna cuestión, creo que no son los mismos los intereses de las grandes industrias culturales que los de las pequeñas empresas independientes, como aquellas controlan los grandes medios de comunicación, puede producir la sensación de que sus portavoces con los de todos los trabajadores de la cultura, nada más lejos de la realidad, unos sólo piensan en el mercado, los otros están en esto por una vocación y tienen un proyecto que no sólo está basado en los dictados del mercado, forman ese tejido empresarial y profesional de una cultura innovadora, crítica y social, del que se nutre toda la sociedad, dispersos pero necesarios para nuestro ecosistema, por eso creo que el Ministerio de Cultura debería abrir un diálogo social para mejorar la mencionada Ley Sinde.
Y terminar diciendo, que aunque soy autor, me parece un exceso que las obras artísticas para que pasen al dominio público, deban transcurrir 70 años de la muerte del autor, como bien sabemos la mayor parte de los productos culturales de las multinacionales se amortizan antes del primer año de vida, por tanto por el bien de la cultura urge una reforma de la Ley de Propiedad Intelectual española acorde con los tiempos que corren, más dinámica , más social, más pensada para el bien común y menos para mejorar las cuentas de resultados de las grandes industrias culturales.
Víctor Torre
http://cultura-abierta.blogspot.com/2011/04/semana-10-propiedad-intelectual-y.html